La investigación sobre un presunto tráficante que operaba en la Darknet resultó en la incautación de un Porsche 911 y en el seguimiento de 120 presuntos clientes.

La Oficina Estatal de Policía Criminal en Viena identificó a un vendedor de 39 años que según la investigación operaba desde la Darknet. La fiscalía de Viena ordenó la detención del vendedor y su posterior encarcelamiento en la prisión de Josefstadt en Viena. Más tarde, la oficina del fiscal ordenó la incautación de un Porsche 911 de propiedad del sospechoso.

Entre principios de 2018 y su arresto a principios de 2020, el detenido ganó más de 450.000 euros, según los investigadores. Durante la ejecución de una orden de registro en el apartamento del sospechoso, la policía encontró cannabis, hongos psicodélicos, heroína y cocaína. Las drogas tenían un peso combinado de sólo 2 kg. También encontraron 120 cartas para ser despachadas por correo, que contenían una variedad de sustancias ilegales.

La policía ha investigado a 120 de los clientes sospechosos del proveedor hasta el 13 de septiembre de 2020. El número de clientes sospechosos bajo investigación coincide con el número de cartas incautadas por la policía, lo que indica que la policía podría no haber tenido éxito en acceder a las cuentas del proveedor del sospechoso (o que no existían registros físicos o digitales aparte de las cartas incautadas). Se cree que a la fecha, el sospechoso aún no ha hecho declaraciones.

Hasta ahora, la investigación sobre los clientes del sospechoso ha resultado en tres arrestos: Un austriaco de 33 años del distrito 10, un serbio de 41 años del décimo distrito, un austriaco de 35 años del 3er Distrito

La Oficina Estatal de Policía Criminal actualmente está dando prioridad a la investigación de los llamados “sub-distribuidores” o clientes que compraron drogas para revenderlas localmente o por Internet. A Europol se le atribuye su ayuda en la investigación que resultó en tres arrestos en más de seis meses.

<— $ Halx0n15 de Octubre 2020