A finales del 2014 se lanza oficialmente AlphaBay, accesible sólo desde la red tor, era uno de los llamados «Black Market«, donde se comercializaban articulos como drogas, armas, datos y una variedad de productos ilegales. Su crecimiento fue exponencial, llegando a 14.000 usuarios en los primeros 90 días.

Dentro de los servicios menos usuales estaban los contratos digitales y depósitos en garantía. Regularmente sorprendian a sus usuarios con nuevas funcionalidades, muchas de ellas ya casi obligatorias en los mercados de hoy. En octubre del 2015, AlphaBay tenía más de 200.000 usuarios.

En abril de 2016, el API de AlphaBay se vio comprometida, la incurción obtuvo 13.000 mensajes.​ En enero de 2017, la API nuevamente fue vulnerada, filtrando esta vez 200.000 mensajes privados y una lista de nombres de usuario. El ataque se asocio a una sola persona a la cual AlphaBay pagó por la divulgación.

A pesar que la principal moneda de AlphaBay era el bitcoin también se destacó en el mundo de los mercados oscuros por aceptar otras criptomonedas, como Etherum, Zcash y Monero. Se estima que AlphaBay gestionó operaciones por un total apróximado de 1000 millones de dolares, durante los casi 3 años de funcionamiento.

Según la investigación, El encargado cometió múltiples errores, como utilizar el 2014, en la cabecera de bienvenida y recuperación de contraseña una cuenta de Hotmail (Pimp_alex_91@hotmail.com), esta cuenta fue registrada en multiples sitios, algunos tan conocidos como LinkedIn, también en foros de informática. Reutilizó contraseñas en mucho de ellos. A partir de lo anterior, las autoridades canadienses confirman que la cuenta esta asociada a Alexandre Cazes, nacido el 19 de octubre de 1991.

En la demanda se especifica que al ser detenido el 5 de Julio del 2017, tras una operación conjunta entre las autoridades de estados unidos, canada y tailandia el portátil de Alexandre Cazes estaba abierto, sin cifrar y operando en AlphaBay con credenciales de administrador. Esto permitio al FBI y la DEA revisar multiples documentos en los que se encontraban contraseñas, frases claves y servidores de AlphaBay.

BTC, ETH, ZCash, millones de dólares en especies, tres propiedades y cuatro Lamborghini fue el decomiso realizado a Alexandre Cazes, además se le imputaron cargos por distribución de narcóticos, robo de identidad, lavado de dinero y delitos relacionados.

El 12 de julio, Alexandre Cazes, supuesto fundador de AphaBay, se suicidó en su celda de Bangkok, según el resultado de la autopsia, entregado por la policia tailandesa. Al día de hoy sigue siendo un misterio como Alexandre Cazes si fue capaz de levantar y administrar un mercado como AphaBay, cometiera errores tan básicos.

En el momento de la desaparición de AphaBay en julio del 2017, existian más de 400.000 usuarios. Con 40.000 vendedores que tenían a la venta alrededor de 350.000 artículos, en su mayoría de caracteristicas ilícitas una cantidad no menor si consideramos que su extinta antecesora Silk Road sólo tenia publicado 14.000 artículos en el momento de se clausura.


Bryan Connor Herrell, de 26 años, de Aurora, Colorado, fue sentenciado hace unos días por el juez de la corte de distrito de los Estados Unidos, a 11 años de prisión. Según los documentos judiciales, Herrell moderaba disputas en la plataforma, también monitoreaba los intentos de estafa a los usuarios de AlphaBay. «Penissmith» y «Botah» eran los alias utilizados por Herrell. El pagó por su servicios eran obviamente en Bitcoin.

Esta sentencia de un empleado de AlphaBay demuestra los esfuerzos colectivos de las autoridades encargadas de hacer cumplir la ley en los Estados Unidos y Europa para encontrar y procesar a los actores criminales transnacionales dondequiera que se escondan”, dijo el Secretario de Justicia Auxiliar Interino Rabbitt. «El departamento seguirá trabajando incansablemente para responsabilizar a los delincuentes que utilizan la Dark Web para facilitar la actividad ilegal sin importar dónde se encuentren«.

Esta sentencia sirve como prueba más de que los criminales no pueden esconderse detrás de la tecnología para infringir la ley”, dijo el fiscal federal Scott. “Operar detrás del velo de la red oscura puede parecer ofrecer refugio frente a las investigaciones criminales, pero la gente debería pensarlo dos veces antes de ordenar o vender drogas en línea: te atraparán. Esta oficina seguirá utilizando todos los medios disponibles para perseguir los delitos basados ​​en la red oscura, en particular los relacionados con el fentanilo, los opioides y otras drogas peligrosas«.

El FBI está comprometido a desarrollar investigadores cibernéticos altamente capacitados que trabajen con nuestros socios internacionales y evolucionen perpetuamente para contrarrestar la amenaza que representan los criminales de la red oscura. Casos como estos ejemplifican cómo el FBI y nuestros socios internacionales están eliminando la falsa promesa de anonimato que los mercados oscuros pretenden proporcionar y están desmantelando con éxito las organizaciones criminales que se aprovechan de las comunidades mediante el uso de sofisticados códigos informáticos”, dijo el agente especial a cargo Sean Ragan del Oficina local del FBI en Sacramento. «La sentencia de Herrell envía un mensaje claro a los delincuentes de que la red oscura no es un refugio seguro para las transacciones ilegales«.

<— $ Halx0n15 de Septiembre 2020